WordPress database error: [INSERT command denied to user 'dbo329513182'@'212.227.114.70' for table 'wp_options']
INSERT INTO `wp_options` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_doing_cron', '1413979853.7190089225769042968750', 'yes') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

WordPress database error: [INSERT command denied to user 'dbo329513182'@'212.227.114.70' for table 'wp_slim_browsers']
INSERT INTO `wp_slim_browsers` ( `browser`, `version`, `platform`, `css_version` ) SELECT 'Default Browser', '0', 'unknown', '0' FROM DUAL WHERE NOT EXISTS ( SELECT `browser_id` FROM `wp_slim_browsers` WHERE `browser` = 'Default Browser' AND `version` = '0' AND `platform` = 'unknown' AND `css_version` = '0' LIMIT 1)

WordPress database error: [INSERT command denied to user 'dbo329513182'@'212.227.114.70' for table 'wp_slim_stats']
INSERT INTO `wp_slim_stats` ( `searchterms`, `resource`, `ip`, `language`, `country`, `dt`, `browser_id` ) SELECT '', '/paleontologia/de-dientes-y-sables-parte-ii/', '916670201', 'en-us', 'us', '1413987054', '3' FROM DUAL WHERE NOT EXISTS ( SELECT `id` FROM `wp_slim_stats` WHERE `searchterms` = '' AND `resource` = '/paleontologia/de-dientes-y-sables-parte-ii/' AND `ip` = '916670201' AND `language` = 'en-us' AND `country` = 'us' AND (UNIX_TIMESTAMP() - `dt` < 30) AND `browser_id` = '3' LIMIT 1 )

De dientes y sables parte II

De dientes y sables parte II

Cráneo de Homotherium venezuelensis

Habiendo hablado ya sobre los herbívoros con dientes de sable, desde el Tiarajudens hasta el ciervo vampiro, es hora de pasar a los depredadores; pero antes, una noticia; finalmente han sido identificados los restos de dos especies de félido dientes de sable hallados en un depósito de asfalto en Venezuela, muy similar a los famosos depósitos de La Brea en California.
Hace unos 500.000 años, el lugar estaba rodeado por amplias praderas habitadas por toda clase de grandes bestias vegetarianas, incluyendo llamas gigantes, perezosos, gliptodontes, armadillos gigantes y caballos (eso es mucha comida para gatos). 


Los restos de los félidos han sido identificados como pertenecientes a Smilodon y a Homotherium, géneros ya conocidos desde hace mucho, pero ambos representan en cierta forma un hallazgo novedoso; en el caso del Smilodon, parece que los restos pertenecen a la especie S. gracilis, la más pequeña del género (del tamaño aproximado de un jaguar), la cual hasta ahora solo se conocía de América del Norte. En cuanto al Homotherium, o “gato cimitarra”, es la primera vez que se le encuentra en Sudamérica, y representa una especie nueva, H. venezuelensis. Aunque un fragmento de mandíbula hallado anteriormente en Uruguay ya había sido tentativamente clasificado como perteneciente a Homotherium, no habia sido posible confirmarlo hasta ahora. Todo parece indicar que el gato cimitarra fue el más exitoso de los maquerodontinos, pues ahora se le conoce de ambas Américas, Europa, Asia y África, y parece que se adaptó a toda clase de hábitats, incluyendo la tundra subártica, donde los espécimenes más grandes aparentemente alcanzaban unos monstruosos 400 kilos de peso. 
Homotherium pertenecía a la subfamilia Machairodontinae, dentro de la familia de los félidos; todos los miembros conocidos de esta subfamilia tenían caninos sumamente desarrollados, y son conocidos en conjunto como “felinos dientes de sable” (en inglés saber-toothed cats, o simplemente sabercats).  Éstos son desde luego los animales con dientes de sable más famosos de todos los tiempos. Smilodon, por supuesto, es el T. rex de los félidos prehistoricos; el legendario “tigre dientes de sable”, y su imagen es inconfundible; enormes cuartos delanteros, colmillos de hasta treinta centímetros en la especie más grande (Smilodon populator, de America del Sur), cola corta como la de un lince y talla descomunal. Además del ya mencionado Smilodon gracilis, del tamaño de un jaguar, se conocen otras dos especies, S. fatalis y S. populator. S. fatalis, ampliamente distribuído por América del Norte, era del tamaño de un león moderno, mientras que Smilodon populator era prácticamente el doble de grande, con un peso máximo estimado en media tonelada.
Y no es el único maquerodontino gigante; ya hemos mencionado que el Homotherium alcanzaba los 400 kilos, y recientemente en Chad se descubrieron los restos de una nueva especie de Machairodus, M. kabir, que rondaba los 490 kilos de peso.
(Por cierto que, aunque el nombre popular de “tigre dientes de sable” corresponde usualmente al Smilodon, el Machairodus probablemente se parecía mucho más a un tigre, ya que contaba con una cola larga y proporciones más similares a las de los modernos panterinos. Por supuesto, la coloración del pelaje de los maquerodontinos sigue siendo un misterio; quizá nunca sepamos cuales tuvieron rayas, cuales manchas, y cuales tenían pelajes sin marcas, como el puma y el león) 

Machairodus kabir? :>

Por desgracia, (o por suerte, si eres alérgico a los gatos), Machairodus kabir se extinguió mucho antes de la aparición de los humanos modernos; vivió en el Mioceno,
hace unos 7 millones de años, junto con otros dos félidos dientes de sable (Lokotunjailurus, del tamaño de un león y con proporciones semejantes a las de un serval), y Megantereon, del tamaño de un leopardo. Además  coexistió con el célebre Sahelanthropus, un controversial homínido que ha sido sugerido como posible ancestro común del hombre y el chimpancé. Pero es imposible saber si el Sahelanthropus formaba parte del menú del Machairodus kabir; es más probable que éste se enfocase más en presas de gran tamaño, incluyendo elefantes y bóvidos, mientras que Lokotunjailurus y Megantereon se dedicarían a cazar presas menores; probablemente era el Megantereon el más preocupante para el Sahelanthropus, debido a su menor tamaño y su aparente habilidad para trepar a los árboles. 
El Megantereon (considerado por cierto como un posible ancestro del Smilodon) estuvo muy extendido durante el Plioceno y hasta mediados del Pleistoceno; sus restos han sido hallados en Nortamérica, Asia, Europa y África, e incluso hay posible evidencia de que comía homínidos; en Georgia se encontró un cráneo de Homo con dos orificios en los que encajan perfectamente los colmillos de un Megantereon; personalmente me sorprende que no se mencione este hallazgo más a menudo como evidencia contra aquella idea tan extendida de que los maquerodontinos solo podían morder las partes más blandas de una presa.
El cráneo de Georgia no es la única evidencia de que Megantereon no temía llegar al hueso de su víctima; restos similares de hominidos mas antiguos han sido hallados en África y tambien llevan las marcas de los sables de este depredador. En las Américas, además, hay restos de Smilodon que llevan las marcas de los colmillos de otros Smilodon.  

El cráneo hallado en Georgia, con marcas de dientes de Megantereon

Lamentablemente, no se sabe mucho sobre la mayoría de maquerodontinos; también existe mucha confusión sobre cuales especies son válidas y cuales no. Muchos géneros de dientes de sable  (incluyendo uno de mis favoritos, Dinobastis), han sido reducidos a sinónimos de géneros mejor conocidos, como Homotherium, y otros, como Miomachairodus y Paramachairodus, siguen siendo prácticamente desconocidos. Lo que sí sabemos es que durante mucho tiempo, desde su aparición hace unos 23 millones de años hasta la extinción de los últimos Smilodon y Homotherium hace 10.000 años, los félidos dientes de sable se mantuvieron firmes como depredadores ápice en sus respectivos ecosistemas, dominando a muchos otros tipos de depredadores e incluso desplazando a muchos de ellos; es lo que se supone sucedió en América del Sur, continente que, mientras estuvo aislado, fue el dominio de los Sparassodonta, parientes de los marsupiales, que incluyeron variedades similares a lobos y otras similares a felinos. De éstos últimos el más célebre es el Thylacosmilus, que desarrolló colmillos de sable realmente gigantescos y probablemente ocupaba el mismo nicho que el Smilodon en América del Norte. Los colmillos del Thylacosmilus, de hecho, son aún mas impresionantes, porque al contrario que los de Smilodon, seguían creciendo durante toda la vida del animal; las raíces de los caninos del Thylacosmilus se extendían por encima de las órbitas, dandole al animal su característico perfil convexo. Del tamaño de un jaguar, Thylacosmilus reinó en Sudamérica  durante el Mioceno y parte del Plioceno, pero se extinguió poco después de que el Smilodon finalmente colonizara Sudamérica durante el llamado Gran Intercambio Americano, en el que especies provenientes de Norteamerica colonizaron el sur y viceversa. Los paleontólogos no creen que esto sea coincidencia; incapaz de competir con el Smilodon, y quizá incluso activamente cazado por éste (no sería de extrañar, considerando lo implacables que son los félidos modernos a la hora de eliminar a sus competidores), el Thylacosmilus desapareció rápidamente. 

Cráneo de Thylacosmilus atrox

Pero si los maquerodontinos eran tan exitosos, ¿por que acabaron tambien por extinguirse?
Lo cierto es que las mismas adaptaciones que les convirtieron en los mamíferos depredadores más formidables de su época, fueron las mismas que eventualmente los condenaron.
Los maquerodontinos eran especialistas, perfectamente diseñados para cazar grandes presas; los enormes colmillos, robustez y tendencia al gigantismo así lo demuestran. Fue ésta especialización lo que permitió a otros grandes félidos, como los panterinos, coexistir durante tanto tiempo con los dientes de sable. Es de imaginar que ahí donde había maquerodontinos, los panterinos se enfocaban en presas menores, del mismo modo que hoy en día en las selvas de la costa del Pacífico en México, donde coexisten el puma y el jaguar, el primero es de menor tamaño y se alimenta de presas pequeñas para evitar la competencia con su primo mas grande, a pesar de ser perfectamente capaz de derribar grandes animales.
A finales del Pleistoceno, los maquerodontinos que quedaban eran de gran tamaño, y poco diversos; en el continente americano, por ejemplo, solo sobrevivían el Smilodon y el Homotherium; y cuando los grandes herbívoros comenzaron a extinguirse en masa (ya por causa de un cambio climático, o de la caza excesiva por parte del hombre, o una combinación de ambas), los dientes de sable también desaparecieron; eran demasiado dependientes de las grandes presas. Reducido el menú, no pudieron competir con depredadores menores como el jaguar y el puma, que si bien no eran tan poderosos ni estaban tan bien armados, eran más rápidos y más adaptables, y requerían menos alimento. El hecho de que otros depredadores de gran tamaño como el lobo gigante (Canis dirus) y el león americano (Panthera atrox, no realmente un león), se hayan extinguido más o menos al mismo tiempo, parece apoyar ésta idea.
Contra lo que algunas personas piensan, los maquerodontinos no fueron los ancestros de ningún félido moderno; se extinguieron sin dejar descendientes. Hoy día no existe ningún mamífero carnívoro que realmente pueda considerarse un “dientes de sable”. (La morsa no cuenta, porque ni siquiera usa sus enormes caninos para procurarse alimento, a excepción de las contadas ocasiones en que destripa a una foca para complementar su dieta).
Pero esto no significa que los dientes de sable no puedan volver a evolucionar en el futuro; después de todo han sido reinventados a lo largo de millones de años por toda clase de animales diferentes. Todos aquí deben haber leído sobre la pantera nebulosa (género Neofelis), de la que existen de hecho dos especies, y que tiene, en relación al tamaño de su cuerpo, los colmillos más largos de cualquier felino. Muchas veces se ha sugerido que la pantera nebulosa podría ser el ancestro de un futuro dientes de sable, asumiendo por supuesto que sobreviva a la tremenda presión de la pérdida de su hábitat y la caza por parte del hombre, que tiene a este bellísimo animal balancéandose en la cuerda floja. 

Cráneo de pantera nebulosa

Y con esto concluyo el segundo post dedicado a los dientes de sable; pero no hemos terminado.
Hay por lo menos tres grupos de animales de los que me gustaría hablar antes de concluír esta pequeña serie.
¡Ah! Y en el siguiente post les presentaré a un dientes de sable que casi nadie menciona, lo cual es una lástima porque debe ser una de las criaturas más extrañas de nuestros días.

33 comentarios para “De dientes y sables parte II”

  1. Cuervo dice:

    Buena Entrada , aunque algo exagerada para mi gusto…

    De dónde has sacado esas cifras Hodari???

    Creo que ningun felino llego nunca a media tonelada …Como maximo felino pondría al león americano en 400 kilos… Y el Smilodón populator tenia casi el mismo tamaño que un león actual :/

    Enhorabuena por el homotherium :D El felino mas extendido del mundo sin ayuda del hombre :D

  2. Hodari Nundu dice:

    Todo lo he leído, así que no me culpes a mí XD El peso del Machairodus kabir lo estimaron los mismos científicos que lo descubrieron en Chad; del Smilodon no sé quien habrá estimado su peso máximo. Según yo sé, el populator era bastante mas grande que un león, quizá te refieras al fatalis…

    Independientemente de si estas medidas son correctas o no, ¿por que es imposible que un felino alcanzara semejante talla? Especialmente uno que confiaba más en la fuerza bruta que en la agilidad para cazar…

  3. Sr.Belizón dice:

    Thylacosmilus era marsupial, es increible como coincide en el tiempo una evolución convergente tan “ajustada” a partir de animales tan distintos (marsupiales /placentarios).

    He leído algo sobre el gran intercambio faunístico en las dos américas, al parecer, un evento que conmocionó ambas faunas y que ha servido tradicionalmente para defender la idea de la superioridad competitiva de los placentarios frente a los marsupiales (idea de la que se podría discutir mucho)

  4. Nachop dice:

    Para de dientes y sables parte III no te olvides de la gambaterrible del cambrico ^^
    http://www.youtube.com/watch?v=RYXYm_P6_AU

  5. HodariNundu dice:

    Sr. Belizón, Thylacosmilus ya no está clasificado como marsupial, lo separaron junto con muchos de sus parientes (incluyendo a los borhyaenidos) en un orden nuevo, Sparassodonta. De todos modos tenían marsupio, al parecer…

  6. Cuervo dice:

    Ahh sabes cual es tu problema , ten cuidado con la forma en que te expresas (a todos nos puede pasar)

    Si el “Smilodon populator era prácticamente el doble de grande, con un peso máximo estimado en media tonelada.”

    Se transformaría en no sólo el felino , sino en uno de los mayores mamíferos carnìvoros De la historia, Un león alcanza los 125 cm de altura a la cruz, 2,5 m de largo (sin cola) Y los 250 kilos de peso… El doble estaríamos hablando de un animal de 5 metros de largo , 2,5 de alto y media tonelada de peso…

    No se de donde has sacado que el Smilodon populator es el doble de grande de un león, cuando mide “solo” 3 metros de largo y de 120 a 130 cm de altura, al ser robusto si es pesado , pero no llega a la bestialidad de media tonelada, estudios mas precisos lo estiman en maximo 350 kilos… Por lo que sería un poco mas grande que un tigre de nuestros dias pero mucho menor que el ligre por ejemplo o el león Americano :D

    El M. kabir “que rondaba los 490 kilos de peso.” Es una exageración , y no utilices el termino rondaba para pesos máximos, porque 490 kilos es el peso maximísimo que llegaría , y este rondaba los 400 kilos como las demás especies de Machairodus :)

  7. HodariNundu dice:

    Concedido lo del tamaño, debí aclarar que me refería al peso, que es lo que usualmente se maneja como “tamaño” en zoología.

    Otra aclaración es que en el paper donde se describe al M. kabir se estima su peso como “350-490 kgs”. El problema es que lo leí hace ya tiempo y la única cifra que se me quedó fue el peso máximo. (Lo cual no es raro porque como escritor de ficción y estudiante de cine/televisión mi mente es automáticamente atraída a lo más grande y espectacular. ¿Por que crees que mis primeros posts fueron sobre bestias enormes con dientes de sable? :D El Sr. de los Animalillos me había sugerido que comenzara con un insecto… aunque eso sí, un insecto fantástico, me gustaría escribir sobre él en el futuro si es que no me expulsan del Ojo por mi mala forma de expresarme :>)

    Pero vuelvo a preguntar, ¿qué tendría de raro un felino de 500 kilos? Especialmente un maquerodontino gigante, que ya de por sí tendría una estructura mucho más robusta que un panterino moderno. No lo pregunto para justificar lo que escribí, solo tengo curiosidad por saber su opinión al respecto.

    Saludos!

  8. MUNDOREPTILES dice:

    buen post me gusto realmente y sobre lo del felino de 500 kilos mmmmmmmm no se tendriamos que saber cuanto alimento necesitaria y que posibles presas se lo proporcionarian.

    aa por cierto dijsites que en contadas ocasiones las morsas han destripado focas (y hasta narvales si mal no recuerdo) me gustaria que me pasaras un link sobre eso si?

  9. HodariNundu dice:

    Narvales hasta donde yo sé, solamente los comen cuando los encuentran ya muertos (y solo cuando otros alimentos escasean). Lo de las focas lo leí por primera vez en un libro, creo que era de Félix Rodriguez de la Fuente… pero veré si puedo encontrar más info al respecto :>

  10. HodariNundu dice:

    En éste link se menciona algo al respecto; http://www.seaworld.org/infobooks/walrus/dietwal.html

    Dice que las “devoradoras de focas” (descritas como “raras pero habituales”, algo así como los felinos devoradores de hombres) tienden a ser machos adultos, que se alimentan principalmente de focas barbudas y de anillos, y que su piel suele estar manchada con la grasa de las focas que comen.
    En otros sitios encontré referencias de que efectivamente usan sus colmillos para apuñalar focas vivas; parece que se han hecho algunos estudios al respecto.
    Incluso hay alguna mención de que estos ataques pueden ser causados por los altos niveles de testosterona, algo semejante a los elefantes en musth, que atacan y matan a otros animales sin provocación… pero no sé que pensar al respecto porque el hecho es que las morsas se comen a sus victimas…

    En cuanto a lo del felino de 500 kilos, si el tigre siberiano puede sobrevivir hoy en día alimentandose de ciervos y jabalies, ¿por qué no iba a poder hacerlo el Smilodon populator si la densidad de herbívoros grandes en su época y territorio era muchísimo mayor?

  11. Cuervo dice:

    Lo siento pero Nunca había escuchado que el peso es como el tamaño en biología :(…

    Y de dónde sacaste que el smilodon media tan semejante tamaño???

    No arregalste lo del tamaño del M. kabir :(.. Es un error muy sensacionalista…

    “por mi mala forma de expresarme :>)” No pasa nada, siempre se puede afinar :) Y realmente tu primer post fue excelente , con el pequeño error de los dientes en el paladar , pero nada mas …

    Este es un poco sensacionalista , y eso en Ciencias queda algo mal :(

    Un felino de 500 kilos supongo que sería demasiado pesado…
    Si un tigre de 3 metros llega a 300 kg como maximo, Uno doscientos kilos mas pesado debería ser demasiado robusto o grande :)

  12. Hodari Nundu dice:

    Pero es que el Smilodon ES mucho más robusto! :O El tigre será enorme pero su esqueleto sigue siendo muy similar al de los demás panterinos; el Smilodon y otros maquerodontinos son mucho más corpulentos, más hechos para la fuerza que para la agilidad.

  13. Cuervo dice:

    Y sigues sin cambiar el post eh!!! :D

    vamos mira sus esqueletos , mas allà de los brazos NO hay muchas diferencias….Tu crees que pesaría 200 kilos mas???

    Tigre http://4.bp.blogspot.com/_0-MRP-pF4kM/Si2Cxs0C-UI/AAAAAAAAAv8/oxSiOKqe6Rk/s1600-h/esquelet.jpg

    Smilodon http://1.bp.blogspot.com/_QguWVRTJuuo/S-ddA0JwmYI/AAAAAAAAAh8/Yvco1hnSxkY/s1600/Smilodon_skeleton.jpg

  14. Hodari Nundu dice:

    ¡Yo que sé! :> Pero no me parece imposible. Tendría que ver los huesos lado a lado.

    Oye, tengo una idea… ¿y si escribes un post sobre eso? Como una especie de contra-ataque :D Seguro que acabaríamos aprendiendo bastante los dos

  15. Cuervo dice:

    Y en donde te lo escribo?? Te hago una nota en facebook???

  16. Hodari Nundu dice:

    Podría ser…

  17. Jurliki dice:

    Un felino de 500 kilos supongo que sería demasiado pesado…
    Si un tigre de 3 metros llega a 300 kg como maximo, Uno doscientos kilos mas pesado debería ser demasiado robusto o grande

    Tienes el ejemplo del ligre (híbrido de león y tigresa) que puede llegar a los 500 kilogramos. Tiene el problema de que las patas no acompañan su tamaño y lo hacen lento pero… ¿y si el M. kabir tuviese unas patas acordes a su peso? Un tamaño grande no implica ineficiencia, de hecho antes de describir al P. t. altaica (tigre de amur o siberiano) no se creía posible que un carnívoro de más de 300 kilogramos pudiese correr tras sus presas ;)

  18. Hexo dice:

    Anda, es verdad, el ligre, si es como una vaca de grande. XD

  19. Cuervo dice:

    El ligre no lo consideraría un buen ejemplo…No creo que sobrevivieran en la naturaleza ni que Pudiera correr mucho que digamos…Tampoco que pudiera crecer tanto :P

    Habría que ver un esqueleto de ligre :)

    Son doscientos kilos mas en el mismo tamaño , me parece excesivo…
    Aunque no hay certezas…

  20. Jurliki dice:

    Probablemente el ligre no tuviese éxito en estado salvaje, cierto, puesto que a partir de cierta edad sería lento en exceso para alcanzar presas. Más o menos cuando las patas dejasen de crecerle y el resto del cuerpo no ;)

    Por otro lado, ¿hay algún esqueleto entero de Machairodus kabir en algún lado para saber las proporciones de su cuerpo ? Con eso se podría salir de dudas algo, como una estimación de tamaño realista

  21. Sr.Belizón dice:

    Al margen del tema este del tamaño…,

    @Hodari #5, el Thylacosmilus lo habrán cambiado de género pero no de infraclase no!!!
    :-)

  22. Hodari Nundu dice:

    Pero, ¿que la infraclase no sería Metatheria?

    Quizá esté confundido, no soy muy experto en taxonomía… lo que leí, ya no recuerdo donde, es que los Sparassodonta habían sido separados de los marsupiales, pero puede que ya esté algo oxidado.

  23. Cuervo dice:

    HAHAHAAH Te has liado Belizón :D Al thylacosmilus no lo cambiaron de género :D…

    Y claro que es un mamífero de la infraclase MARSUPIALIA del clado esparasodontos, No le cambiaron el orden :D ahi se lió fiero Hodari :D

  24. Hodari Nundu dice:

    Es que la cladística ya de por sí es un lío :D En fin, revisaré eso cuando escriba la tercera parte. Si es que la escribo XD

  25. Sr.Belizón dice:

    Hombre Hodari no hay dos sin tres ;-) !!!!!!

  26. Dino dice:

    que bueno el post y también la discusión!

  27. MUNDOREPTILES dice:

    Como bien dice dino la discusion esta super y es que para mi en ocasiones un texto es bueno si tiene una buena discusion

  28. Hodari Nundu dice:

    Pues no dejen de leer la tercera parte, que trae bichos aún más locos

  29. ALEJANDRO dice:

    OJO,EL MUSCULO ES MUCHO MAS PESADO QUE LA GRASA Y LOS SMILODONES POPULATOR ALCANZARON UNA ALTURA DE 1,30 CM A LA CRUZ SIENDO LOS FELINOS MAS GRANDES QUE HAYAN EXISTIDO JAMAZ,SUPERANDO A EL LEON CAVERNARIO,MUCHOS SE DEJAN LLEVAR POR LOS FELINOS DIENTES DE SABLE NORTEAMERICANOS QUE ERAN PEQUEÑOS,SMILODON FATALIS,SMILODON POPULATOR ERA MUCHO MAS GRANDE

  30. Cuervo dice:

    Alejandro de donde sacas que el S.populator llega a los 1,30 mtos de altura???
    Mira que aquí en Argentina hay muchos esqueletos de populator y no son tan altos :/

  31. Hodari Nundu dice:

    Y ahi vamos de nuevo >.<

  32. Frannewassos dice:

    Lo primero, una pregunta: si Panthera atrox no era un león, ¿qué era? ¿Ni siquiera estaba directamente emparentado con los leones del Viejo Mundo?
    Otra cuestión,tecleando Machairodus kabir salen dos páginas de contenido similar, 10 Huge Prehistoric Cats y 10 Biggest Cats in the History. En ellas se atribuye el peso de 400 kilos tanto al susodicho como a los últimos ejemplares de Homotherium latidens, y el de 500 a Panthera atrox y a algunos tigres del Pleistoceno. (Supongo que serán pesos máximos, no medios.)Entonces, me ha venido a la memoria que hace unos años, entrevistado en un periódico local, Trino Torres decía que los osos de las cavernas carecían de enemigos “excepto en Siberia, donde había una raza de tigres terroríficos que los cazaba con mucha facilidad.” Para que un paleontólogo emplee tal adjetivo, esos tigres no serían cualquier cosa, ¿no es así? ¿Podemos considerar entonces que en aquellos tiempos el mayor félido era, como ahora, el tigre de Siberia?
    En el libro “Felinos”, de Lumpkin y Seidensticker se describe el “mordisco en ojal” de un smilodon a una cría de mamut, teoría que también defiende Jordi Agustí en “Memoria de la tierra”. Pero en el “Larousse de los mamíferos prehistóricos” de Alan Turner, se dice que debían practicar un mordisco rápido en la tráquea y la yugular. ¿Qué es más verosímil?
    En este último libro, por cierto, se dice que Smilodon populator alcanzaba una altura de 1,20. Y para terminar, de momento, el plural de smilodon no es smilodones sino smilodontes.

  33. Hodari Nundu dice:

    Muchas preguntas interesantes :>

    Por supuesto que el león americano estaba emparentado con el león moderno; ambos pertenecían al género Panthera, así que serían especies muy próximas, del mismo modo que lo son el león y el jaguar, o el jaguar y el leopardo entre sí.
    Algo he leído sobre cierto estudio genético que sugiere que el pariente viviente más cercano del león es el jaguar (aunque otros dirán que el leopardo). El león americano (o jaguar gigante si lo prefieres) vendría siendo una especie separada (Panthera atrox), pero muy emparentada tanto con el jaguar como con el león. A cual se parecería más exteriormente, no obstante, sigue siendo un enigma.

    Del Machairodus kabir, el peso que le calcularon los científicos que lo describieron fue entre 350 y 490 kilos; un animal enorme de una forma u otra. Solo se conocen restos fragmentarios de unos pocos individuos así que es imposible saber si se trataba de especimenes particularmente grandes o si estaban entre el rango normal de tamaño de la especie. No obstante parece evidente que eran bastante mas grandes que cualquier félido moderno.

    No tenía idea de lo que mencionas de Trino Torres; lo único que sé es que sí se han descubierto restos de tigres gigantescos (de los que se cree alcanzaban los 470 kilos de peso) no solo en Siberia, sino tambien en China e Indonesia, lo que sugiere que durante el Pleistoceno la especie alcanzaba mayores dimensiones que en tiempos más recientes (¿quizá porque había más alimento?).
    En cuanto al Homotherium que alcanzaba los 400 kilos de peso, creo que se trata del H. crenaditens.

    En cuanto a lo de la técnica de matanza del Smilodon, es un tema controvertido.
    Personalmente creo que los dientes de sable no tienen mucho sentido a menos que el animal los estuviera usando de forma distinta a como los félidos modernos emplean sus colmillos.
    Los leones, tigres, leopardos etc usualmente matan a su presa por estrangulación, apretando la garganta o el hocico del animal hasta que este se asfixia o tiene una embolia. En ciertos casos los colmillos pueden seccionar la tráquea, la yugular e incluso fracturar las vértebras cervicales.
    Una excepción es el jaguar que prefiere morder el cráneo; para ello tiene colmillos particularmente robustos y mandíbulas muy poderosas; usualmente los colmillos entran por los oídos o por la parte superior del cráneo y lesionan el cerebro causando la muerte instantáneamente. En ciertos casos no obstante, también llega a usar la técnica de estrangulación igual que sus parientes.

    Los dientes de sable no obstante tenían colmillos muy distintos lo cual indica una técnica de matanza también muy distinta. Muchos paleontologos defienden la idea de la mordedura al cuello para seccionar la yugular, después de haber inmovilizado a la presa en el suelo usando sus garras delanteras. De este modo, dicen ellos, los colmillos correrían menor riesgo de quebrarse en caso de que la presa forcejeara.
    No obstante, me resulta dificil creer que los maquerodontinos desarrollaran colmillos de sable solo para seguir mordiendo la garganta de sus presas igual que el resto de los félidos. No soy paleontólogo, pero para mí la única explicación que parece tener sentido es que los maquerodontinos estaban especializados para cazar presas mayores que las cobradas hoy día por leones, tigres etc; eso explicaría porque desaparecieron junto con herbivoros como el mamut, mastodonte etc. Para cazar a estos gigantes les habrían causado heridas enormes en el vientre o los flancos; la pérdida de sangre debilitaría a la presa que finalmente podría ser ultimada con mucho menos riesgo para el depredador.
    Es la misma técnica que usan algunos tiburones, el dragón de Komodo (aunque éste además emplea veneno) y dinosaurios como los carcarodontosaurios que, dicen algunos científicos, probablemente eran especialistas en cazar presas mucho mas grandes que ellos mismos.

    Así que volviendo a tu pregunta, no creo que los dientes de sable se limitaran a morder gargantas. Al menos esa es mi opinión :>

Deja un comentario

Comentarios Recientes
Ojo al Dato

Wikio – Top Blogs – Ciencia
Descubre nuestras Series
Sigue al Ojo


www.twitter.com/elojodedarwin

Aquí somos Pastafaris
Online

Locations of visitors to this page

eXTReMe Tracker